Testimonio 25

Cabrera Plástica & Estética

Después de dos años de mi operación, sólo me quedaba dar las gracias al Doctor y a su maravilloso equipo médico. Mi caso fue muy complejo y, como él mismo dijo desafiante. Desde pequeña veía que mi pecho era diferente al del resto de mis amigas. Hasta que descubrí que tenía mamas tuberosas. Además de ser un problema estético, para mí, suponía un grave problema psicológico. Acudí a consulta y me dijo que además tenía una deformidad en el esternón. La idea de operarme siempre había estado en mi cabeza, pero me faltaba valor. El doctor me explicó, me tranquilizó y me dijo cuáles serían los resultados. Yo no quería un pecho exuberante, tan solo deseaba "un pecho normal". Los resultados han sido increíbles. Todavía no puedo evitar emocionarme cuando me veo en el espejo. Puedo decir que cambió mi vida y, de lo único que me arrepiento es de no haberlo hecho años antes. Gracias, gracias y mil veces gracias.